Posted on Leave a comment

El Naturismo en la Historia

La desnudez está inserta en el contexto histórico de la humanidad y era vista y tratada con naturalidad. Es posible reconocer la desnudez en diversos pasajes históricos.

Un buen ejemplo de esto es la Sagrada Biblia que describe: “Adán y Eva vivían en el paraíso: y ambos estaban desnudos, el hombre y su mujer; y no se avergonzaban “(Génesis 2,25). En la Grecia Antigua, en el siglo VIII aC, los deportes eran practicados por hombres desnudos; y durante el Imperio Romano, de los siglos II al IV, todos juntos, sin distinción de sexo o clase social, se bañaban desnudos, en las termas públicas. En el período del Renacimiento hay presencia de cuerpos desnudos en la pintura, en la escultura y en los miles y bellísimos frescos de las paredes de las iglesias. Todo era muy natural.

En el arte, la desnudez siempre estuvo presente como representación de fuerza, libertad, poesía, sensualidad, maternidad y expresión, no sólo carnal, sino espiritual del ser humano. A lo largo del tiempo, el concepto de desnudez fue transformado y pasó a relacionarse con la vergüenza, con el pudor y con el tabú. Es posible encontrar relatos de prácticas de nudismo hasta mediados del siglo XVI. Pero con la creciente influencia de las religiones cristianas, la desnudez fue condenada y excluida de la sociedad, ganando así connotaciones que la diferencian de lo natural y están relacionadas con la maldad y la perversión.

El culto a la desnudez como filosofía de vida relacionada al naturismo comenzó en Alemania y fue esta iniciativa que pavimentó el camino hacia los millones que practican el nudismo hoy en varios continentes como el Europeo, Americano, Asiático … Alemania sigue siendo la fuerza motriz en la base del movimiento y tiene miles de practicantes activos, estando entre los países que más practican la filosofía en el mundo.

Se cree que a principios del siglo XX surgió el naturismo moderno. En 1903, el alemán Richard Ungewitter publicó el libro “De la desnudez”, siendo el primer autor en escribir sobre los fundamentos del movimiento naturista. En Berlín, en Alemania, Adolf Koch, un profesor que enseñaba en un barrio obrero inició con sus alumnos la práctica de ejercicios físicos al aire libre y completamente desnudos, con la finalidad de promover mejoras a la salud. Se notó que los alumnos quedaron más cortos, sanos y alegres. Satisfectos, los padres se entusiasmaron y también adoptaron la práctica. El movimiento, llamado inicialmente de Nudismo, fue creciendo y recibió el nombre de Frei Körper Kultur – FKK, que significa Culto al Cuerpo Libre. El nombre Naturismo sólo aparece a partir de la década de 50.

En 1906, surge en Alemania el primer campo oficial para la práctica: además de practicar ejercicios físicos desnudos, la alimentación se basaba en el vegetarianismo. En los años siguientes, el movimiento comienza a extenderse por Europa, conquistando innumerables adeptos. En este período se destaca la Isla del Levante, en Francia, fundada en 1926 por los médicos y hermanos Duvalier, donde practicaban la helioterapia (tratamiento de las enfermedades por la luz del sol) como método de curación.

Fue después de la Segunda Guerra Mundial que el naturismo comienza a ser difundido también en los Estados Unidos y se propaga, con adeptos por todo el mundo. Con la expansión de la práctica, en 1953, en Montalivet en Francia, fue fundada la Federación Internacional de Naturismo – INF con el propósito de defender los intereses de los que practican esa filosofía de vida.

Actualmente, Francia es el país donde el naturismo es más difundido. Tiene alrededor de 150 playas, 320 clubes, varias revistas y publicaciones sobre el tema y se estima que hay 10 millones de naturistas franceses.

Fontes: Paulo Ferreira. Corpos nus: o testemunho naturista. 2.ed. Rio de Janeiro: Leymare 2000. Celso Rossi. Naturismo: a redescoberta do homem. 2.ed. Porto Alegre: Magister, 2007.

Vía Playa del Pino, editora N

Equipo LOS NATURISTAS

Posted on Leave a comment

12 Things to Know If You Like Sleeping Naked

A lot of people choose to sleep naked simply because they find it more comfortable. But sleeping with nothing on has science-based health benefits, and, on the contrary, can cause your trouble you probably didn’t know about.
A survey of 1,500 people aged 25 to 55 in six different countries showed that only 30% of us sleep naked and the rest prefer to stay in their underwear or in some comfortable pajamas. One of the most obvious reasons to sleep with no clothes on is to get deeper shut-eye.
Sleeping naked is a good way to keep your skin cool without changing the temperature of your bedroom. By skipping on the sleepwear, you give your body, especially the parts that tend to sweat more than others (like your feet and privates), a chance to breathe.
A woman’s genitalia can be an ideal breeding ground for fungi and bacteria. Sleeping nude helps keep this area cool, dry, and ventilated, reducing the risk of developing a UTI or a yeast infection. For men, tight-fitting underwear overheats the testes and can affect semen quality and reproductive health.
A lot of people, women in particular, usually feel self-conscious about their bodies, even if the supposed “flaws” they have aren’t actually there! When you embrace your body just the way it is, you exude confidence in whatever clothing you decide to put on it.
If we get overheated at night, our stress hormone levels stay high. Plus, our human growth hormone that’s responsible for cell-renewal isn’t released at all. So your body panics and chooses to store fat instead of burning it.
If you’re among the 3% of people that sleepwalk, don’t throw away your pj’s! There have been tons of cases where naked sleepwalkers had problems with their neighbors and even law enforcement. If your skin is really sensitive, sleeping naked isn’t for you either.
Never forget that a good night’s sleep is essential for your health and well-being.